Monday, September 11, 2006

MITOS Y LEYENDAS





MITOS Y LEYENDAS
COLOMBIANAS
Indígenas, negros, campesinos y habitantes de las ciudades transmiten a sus hijos relatos de seres fantásticos que son pilares básicos de la cultura popular del país.
En los pueblos y campos Colombianos existen numerosos mitos y leyendas populares que se transmiten de generación en generación y de un lugar a otro. Ellos representan el patrimonio cultural de las mentalidades colectivas y se manifiestan como creencias y tradiciones populares en Colombia.
Algunos interpretan y explican los misterios de determinados lugares geográficos y fenómenos de la naturaleza: lagunas misteriosas, cuevas legendarias, montañas mágicas, sierras sagradas, rocas con presencia del demonio, de brujas, del mohán, de gigantes, duendes o fantasmas. En otros se habla de "la nariz del diablo" en determinadas rocas en las orillas de las carreteras, como la que va hacia Melgar; o de peñascos con grandes alturas que se convierten en "los saltos de los amantes", como en el río Telembí, de Nariño, o el "Peñón de los muertos" en Güicán (Boyacá). Las leyendas sobre fenómenos naturales también son muy frecuentes en Colombia, y se destacan entre ellas la ola misteriosa de Tumaco, la piedra diabólica de Guacamaya (Coyaima), la piedra de Fu, los misterios de la Laguna del Pátalo y otras. Algunos mitos son antropomorfos femeninos, alrededor de la madre tierra, la fertilidad, la fecundidad y la defensa de los recursos naturales. Los más representativos son los de la madremonte, la patasola, la llorona, la muelona, la mancarita, la madre de agua, la mechuda, la rodillona, la vieja colmillona, la dama verde y otros. Otros mitos son antropomorfos masculinos, como el mohán, el patetarro, el hojarasquín del monte, el cucacuy, el sombrerón, el cazador, el jinete negro, el hombre-caimán, el fraile o cura sin cabeza, el ermitaño y otros. Otros mitos son zoomorfos, como el perro negro, la mula de tres patas, la mula herrada, el verraco de Guaca, el toro encantado y otros. Otros son populares, como los espantos de la Barbacoa o Guando, el familiar, las brujas, los duendes, el mohán y muchos otros. Los mitos y las leyendas sobre tesoros misteriosos escondidos son muy generalizados en Colombia: el tesoro de Manoa, la ciudad perdida en Guainía; los tesoros del Meta y Caribabare en los Llanos Orientales; el tesoro de El Dorado en la laguna de Guatavita; el tesoro del Pipintá, en Aguadas, y pueblos del Viejo Caldas; el tesoro de Dabeiba en Antioquia; el tesoro de Pamplona, el tesoro del pirata Morgan en la isla de San Andrés, y muchos otros. Para un campesino de las montañas andinas, la Madremonte es una deidad tutelar de las selvas y los montes, que rige los vientos, las lluvias y todo el mundo vegetal. Esta mujer musgosa y putrefacta, enraizada en los pantanos, con ojos brotados como de candela, colmillos grandes como los saínos, con manos largas y mucha furia, es la causante de las inundaciones y borrascas de los ríos. La Patasola, la deidad de la maraña espesa de la selva virgen y en las cumbres de las cordilleras, se manifiesta como una mujer con una sola pata que termina en pezuña de bovino; es metamórfica, pues cambia según las circunstancias. Otros son mitos de personajes populares que se manifiestan como espantos de los pueblos y los campos; entre ellos, la Llorona, que se distingue por sus lloriqueos angustiosos y profundos, y por sus gritos en busca del niño perdido. El Patetarro, mito de las regiones mineras; María la larga, que se alarga hacia el infinito con gran espanto; la Rodillona, la bruja atormentada por sus enormes rodillas, a quien le gusta asustar a los amantes en las campiñas. La vieja Colmillona, que se aparece en las zonas de alimentación de los peones. La Mechuda, caracterizada por su larga cabellera y uñas muy largas; camina muy rápido y asusta solamente a las mujeres. La Dama verde, la Niña de la carta, los Meneses, los Rescoldados, Mareco, la Vieja Inés, María Pimpina y otros.
En los campos Tolimenses y Huilenses son típicos sus mitos de la Candileja, que se manifiesta en las madrugadas como una bola de fuego chisporroteante. o el Poira, niño pequeño o duendecillo muy travieso o juguetón En las riberas del río Magdalena, tanto en el Magdalena Medio como en el Bajo Magdalena, encontramos varios mitos como el Hombre-caimán, la Madre de agua, el gritón, el Poira, la Bramadora, el Patetarro y otros.En Cundinamarca y Boyacá encontramos los mitos de la cultura chibcha o muisca en su teogonía religiosa: Chiminichagua, el mito de la creación; Suhé (el sol) y Chía (la luna); los dos caciques creadores: Ramiriquí y Sogamoso; Bachué, la madre del pueblo chibcha y diosa de la fecundidad; Bochica, el dios civilizador; Huitaca, la diosa rebelde; Nencatacoa, el dios de los artistas; Chaquén, el dios de los deportistas; Chibchacum, el atlas chibcha y patrono de Bacatá; Cuchavira, la deidad del arco iris; los caciques Hunzahúa, fundadores de Tunja; Tomaghata, el cacique rabón; Goranchacha, el profeta; Idacansás, el mago chibcha, y otros. Asi mismo encontramos numerosos mitos folclóricos: la mano peluda, el perro sin cabeza, el perro negro, el Mandingas o Mareco, el Cucacuy (Valle de Tenza), el Sombrerón, el Figura o Patas, las brujas, los duendes, los espantos y numerosas leyendas coloniales. En los Santanderes encontramos los mitos folclóricos de la Mancarita, la mujer manca que distrae a las gentes inventando cuentos. En Nariño y la Costa del Pacífico, los mitos de la Tarumama, la vieja arrugada, muy llorona, fea como el demonio, que en vez de pies tiene casco de mula y los senos tan alargados que tiene que cargarlos sobre sus hombros. En la Costa del Pacífico, la Sirena del arco en Tumaco; el Maravelí o buque fantasma; el Ribiel, el enano de color negro con olor nauseabundo; la Tunda del Pacífico, la cambuta, las Tunduruagas, el Pololón y otros. En la región de los Llanos Orientales encontramos los mitos de la Bolefuego, el Silbo, el Salvaje, el sinfín, el toro encantado, el tesoro de Caribabare, el Beato y otros. En la región amazónica, El Yuruparí, el dios civilizador del Vaupés; el Bóraro, espíritu de las selvas espesas; el mito de Fusiñamuy de los Uitotos. La Anaconda de los Tukanos. Los espíritus Uattí de los indios Sionas del Amazonas, y otros. En la Costa Atlántica colombiana, los mitos folclóricos del Bracamonte, el mito de las regiones ganaderas, con bramidos y baladros terroríficos que hacen correr a las gentes y animales de las haciendas. El Hombre caimán, en Plato (Magdalena), con cara de hombre y cuerpo de caimán; la Mojana en Cartagena; Satanás y el cerro de la Popa; Francisco el Hombre; la leyenda de la india Catalina, la montaña legendaria de Murucucú; Mareiwa, el mito guajiro; el Tesoro de Morgan en San Andrés, y muchos otros. En el mundo de las leyendas colombianas existen las creencias sobre numerosas criaturas o seres sobrenaturales que espantan en los campos y en las aldeas, frailes sin cabeza, ermitaños iracundos, esqueletos andantes, manos peludas, mujeres misteriosas que se alargan hacia el infinito, sombras misteriosas, huellas infernales, brujas, duendes, el mohán, espíritus silvestres y acuáticos que transmiten el terror a los caminantes. Destacamos entre ellos el venado de oro, el espeluco de las aguas, meicuchuca y la serpiente, en Bogotá; el diablo, en el Puente del Común; la Campana de oro de Fómeque; los niños llorones de Chingaza; el Farol de las Nieves, en Tunja; Juan Tama y la Laguna de Pátalo, la Tunda del Pacífico, el Yuruparí del Vaupés, la Tarumana de Pasto, la Candileja del Tolima, la Mancarita de Santanderes y Boyacá, y otros. Lo anterior nos señala la diversidad de los mitos y las leyendas folclóricas y su adaptación a las regiones colombianas, ya sean montañosas, llaneras, selváticas o de las riberas de los ríos. En la misma forma, encontramos unidad en algunos mitos, como son la Llorona, las brujas, los duendes y los espantos, que son generalizados en Colombia y, en general en América Latina. Todos ellos nos reflejan las mentalidades míticas, las ideas, los sentimientos y las actitudes populares sobre los mitos y las leyendas populares colombianas, que se han transmitido de generación en generación y que son un patrimonio cultural que es aún vigente en la mentalidad colectiva de los campesinos colombianos en las diversas regiones.

MITOS GRIEGOS

ORÍGENES
La mitología griega, en su periodo más importante, se desarrolló en el siglo VIII a. C. Tiene varios rasgos distintivos, como por ejemplo, los dioses se parecen exteriormente a los seres humanos y revelan, al igual que ellos, sentimientos. Los griegos creían que los dioses habían elegido el monte Olimpo, en una región de Grecia llamada Tesalia, como su residencia. En el Olimpo, los dioses formaban una sociedad organizada en términos de autoridad y poderes, se movían con total libertad y formaban tres grupos que controlaban sendos poderes: el cielo o firmamento, el mar y la tierra. Fueron tres las colecciones clásicas de mitos: La Teogonía de Hesíodo y la Iliada y la Odisea del Homero. Este material se basa en la Teogonía de Hesíodo. La teogonía es una especie de sistematización de las confusas tradiciones anteriores, en ella el mito es el tema dominante. Pero, ¿qué es el mito? Mucho se ha escrito tratando de dar una exacta definición; lo único cierto es que el mito es una forma especial de pensamiento que permite al hombre interactuar con su espacio natural y de esta manera también reconocerse como parte de una comunidad específica. Es un grave error considerar que el mito es un modo de pensamiento reservado a las sociedades "primitivas". El mito es y ha sido siempre la defensa espontánea del espíritu humano ante un mundo ininteligible y hostil. La anterior reflexión nos llevaría a afirmar que en el mito se encuentra el origen de las religiones, sin embargo debe considerarse que los "espíritus" de los bosques, de la luz, de las aguas, no son divinidades, sino solamente presencias capaces de actuar en dominios sobre los que el hombre no tiene ningún poder. El mito griego está en estrecha relación con la religión, pero no llega a confundirse con ella. A pesar de toda la confusión que preside la conformación de la mitología griega, esa inmersa materia llegó a clasificarse y a ordenarse. Según Hesíodo, al comienzo no hay nada más que espacio, nada orgánico, nada que pueda ser descrito. Luego, después de ese vacío, se dibuja la primera de las realidades, que limita y comienza a darle un sentido: la Tierra, Gea (Tellus) la base segura de todo lo que en el mundo ya se encontraba dividido, pues bajo la Tierra seguía existiendo un espacio vacío donde todo era Caos (Chaos). Ese Caos engendra el Erebo, el vasto espacio subyacente, en que más tarde tendrán su lugar los infiernos. En el vacío ubicado por encima de la Tierra, instala esta a su primogénito, Urano (el Cielo), que emana de ella. Templo griego Al mismo tiempo que se da esta división orgánica del universo, tiene lugar el nacimiento de Eros (Cupido), el Amor, que es aquí el principio abstracto del Deseo, y no todavía el pequeño dios maligno, perverso y alado. En los orígenes mismos de la creación del universo, era imprescindible crear el Amor, este es el motor universal; es quien provoca las uniones del principio cósmico, los engendramientos que ni la imaginación concibe. Erebo, hijo de Caos, tuvo un hermano llamado Noche. Sin embargo Gea, después de haber engendrado a Urano, dio a luz a las Montañas y las Ninfas (Driada o Nereida), que en ese momento son genios de las Montañas. A Gea también corresponde la maternidad de Pontos (el Mar, principio masculino, la Ola poderosa). La diosa Noche engendra dos hijos: Éter y Día. El primero es la clara y pura luz que se adivina en las más altas regiones de la atmósfera; la luz de los dioses. Por su parte el Día, ilumina a los mortales, y alterna con su madre la Noche.

GENERACIÓN DE LOS TITANES
Urano y Gea adquieren preeminencia, de ellos nacen doce hijos, los Titanes y las Titánidas. Los Titanes son seis: Océano, el mayor, luego Ceo, Críos, Hiperión, Iapeto y, finalmente, Cronos (Saturno). Seis hermanas, las Titánidas: Tía, Rea (Cíbiles), Temis, Mnemosine, Febe y Tetis. Algunos de estos nombres responden a funciones particulares dentro del mundo, así, Temis, por ejemplo es la Justicia, Mnemosine es la memoria, quien garantiza la duración del mundo, no gracias al tiempo sino a la alternancia entre el día y la noche. Tetis es una divinidad marina; parece personificar la fecundidad femenina del Mar. Se casó con Océano, y le dio más de tres mil hijos (los ríos del mundo), su morada está situada lejos en el Oeste, en el país del Atardecer, todo rojo, que el Sol visita a diario al bajar del cielo. Hiperión (el que viaja a lo alto) casado con su hermana Tía, engendra a Helios y Selene (el Sol y la Luna). La mayor parte de los Titanes no existe más que en su descendencia: Ceo, unido a su hermana Febe (la Brillante), engendra a Leto, que más tarde será la madre de Artemisa y de Febo. Críos, con Euribia, una de las hijas de Gea y del Pontos, engendró a Astreo que fue uno de los esposos de la Aurora (Eos), al gigante Palas, y finalmente Perses, que fue el padre de la diosa Hécate -la señora de la noche-, diosa de la Abundancia, de la Elocuencia, pero también temible maga, hábil para metamorfosearse en perra, en loba, en asna, y cuya estatua de tres cabezas se erguía frecuentemente en las encrucijadas. Iapeto se casó con Climena, hija de Océano y de Tetis, que le dio cuatro hijos: Atlante (Atlas), el gigante que más tarde fue condenado a llevar sobre sus hombros la bóveda del cielo, Menoetio, quien también participó en la rebelión contra Zeus, y que por esa razón fue fulminado y sumergido en el Tártaro. El Titán cuya descendencia reviste mayor importancia es Cronos. A partir de él se desarrollan los destinos que llevan al poder a la generación divina de los Olímpicos. Los Cíclopes eran también hijos de Urano y Gea, tres genios de la tempestad: Arges (el fulgor del relámpago), Asteropes (las nubes de la tempestad) y Brontes (el estruendo del trueno), luego los Hecatonquiros (los Ciembrazos), tres gigantes: Coto, Briareo y Gies. Urano detestaba haber sido padre tan prolífico y por ello prohibía a sus hijos el ver la luz; les obligaba a permanecer encerrados en las profundidades de la Tierra. Ya que Urano imponía una continua fecundidad a su compañera, ésta planeó junto con sus hijos mayores, la venganza. Ninguno de ellos aceptó, excepto el más joven de ellos, Cronos, quien odiaba a su padre –no se sabe bien por qué-. Entonces Gea le confió una serpiente de acero muy dura y aguzada, y cuando una noche Urano se acercó a ella para fecundarla una vez más, Cronos que se encontraba expectante, le cortó con la serpiente los testículos a su padre y los lanzó al espacio. La sangre del dios herido cayó en forma de lluvia sobre la tierra y el mar, donde engendró aun otras divinidades. De esta sangre que cayó en la tierra salieron las Erinias –Eumenides-: Alecto, Tisífone y Megera, las tres Furias, genios crueles que viven en las profundidades del Infierno, donde torturan a los criminales, los Gigantes y una nueva generación de Ninfas, las Melíadas, o Ninfas de los fresnos. Titán Atlas De la sangre mezclada con semen, que cayó sobre el mar, nació la diosa Afrodita (Espuma). Amor y el hermoso Deseo, la cortejaron en cuanto nació.

LAS PRINCIPALES DIVINIDADES
Luego de cumplir su venganza, Cronos se quedó solo para reinar en el mundo que apenas se formaba. Alrededor de él se formaron nuevas generaciones. Noche engendró a la Suerte, Kere (el Destino) y Thánatos (el Fallecimiento); también engendró el Sueño y toda la raza de los Ensueños, así como a Momo, el dios del sarcasmo, y al Dolor, y a Némesis, que es la venganza de los dioses, y castiga en los hombres todo acto. Por su propia fecundidad, Noche engendró a las Hespérides, que son las Ninfas del Ocaso. Hay tres: Aegle, Eritia y Hesperaretusa: Habitan en el Extremo Occidente, en las orillas del Océano, no lejos de las islas Afortunadas, donde residen las Almas Felices. Diversos demonios crueles también son hijos de la Noche, Apaté (Engaño), Filotes (Ternura), Geras (Vejez), Eris (Discordia), que a su vez engendró otras calamidades: Olvido, Hambre, Los Dolores, los Combates, los Crímenes, las Querellas, los Discursos embusteros, Anarquía, Desastre, y Juramento (Horco). De esta manera el mundo se preparaba para recibir a los Hombres disponiéndoles mil causas de sufrimientos.

LOS DEMONIOS DEL MAR
Pontos (la Ola) tuvo como primogénito a Nereo, a quien se llama el Viejo del Mar, porque es leal y benigno a la vez, sin olvidar jamás la equidad. También Pontos engendró con Gea, a Taumas, que más tarde fue el padre de la diosa Iris, encarnación del arco iris y mensajera de los inmortales; luego a Forcis. Por su parte Nereo se unió con Doris, una de las hijas de Océano, que le dio las Nereidas, cuyo número varía según las tradiciones: más frecuentemente, se cuentan cincuenta, pero a veces son el doble. Entre las Nereidas sólo algunas han recibido una leyenda en particular: Tetis, la madre de Aquiles, y Anfitrite, la esposa del Olímpico Poseidón, dios del mar, y la siciliana Galatea. Las Nereidas jóvenes y bellas, pasan su tiempo eterno, hilando y cantando en el palacio de oro de su padre. Taumas hijo de Pontos, ha engendrado a la Arpías, Aelo y Ocipete (la borrasca y la vueladeprisa) a las que a veces se añade una tercera hermana, Cileno (la Oscura). Estas Arpías son genios malhechores, cuando caen sobre el mar, con toda la velocidad de sus alas, nada les aguanta: Lo arrancan todo a su paso. Se las representa semejantes a pájaros de presa, con garras agudas, y se asegura que viven en las islas Estrofadas, en el centro del mar Jónico. Las tres viejas del mar son: Las Greas (Enio, Pefredon y Dino: Viven en el Extremo Oriente, en un país cubierto de brumas, donde nunca sale el sol. Sólo tenían un ojo y un diente las tres, sirviéndose de ellos por turno). Las tres Greas eran hermanas de otros tres monstruos, las Gorgonas, llamadas Esteno, Euríala y Medusa. Medusa era la única mortal entre las tres. Las gorgonas eran horribles, estaban armadas con grandes defensas semejantes a las de los jabalíes: Sus ojos chispeaban y su mirada era capaz de convertir en piedra a quien tuviera la osadía de mirarlas fijamente. Su cabellera era hecha de serpientes, y alas de oro les permitían volar, vivían en los confines del mundo. Perseo da muerte a Medusa quien había sido fecundada por Poseidón. De su cuerpo al morir, surgen dos seres: Pegaso, el caballo alado, y Crisaor, el héroe de la espada de oro, que a su vez, engendró al gigante Gerión el de los tres cuerpos, víctima de Heracles y también a Equidna (la Víbora), un monstruo aterrador que se unió a Tifón y le dio hijos: El monstruo perro Ortros, compañero de Gerión, Cerbero, el perro que guardaba los Infiernos, la Hidra de Lerna, que había de ser muerta por Heracles, y la Quimera, a la que más tarde combatiría Belerofonte.

PRIMERA GENERACIÓN
En unión con su hermano la Titánida Rea, Cronos tuvo tres hijas: Hestia, Deméter y Hera, y tres hijos: Hades, Poseidón y, finalmente, Zeus, el último. Una maldición pesada sobre Cronos, luego de destronar a su padre, había rehusado dar satisfacción a Gea. Por no haber liberado a sus hermanos, condenados a no ver la luz. Gea le prometió que también él sufriría la suerte que había infligido a su padre, y que sería destronado por sus hijos. Para prevenirse contra esa amenaza. Cronos devoraba los hijos que le daba Rea. Los primeros cinco, se los comió. Pero cuando estuvo a punto de nacer el pequeño Zeus, Rea decidió salvar a ese niño. Con la complicidad de Gea, encontró un asilo en una caverna de Creta, donde dio a luz. Luego tomó una piedra y la envolvió en pañales, llevándosela a Cronos y diciéndole que era su hijo. Sin enterarse de la verdad, Cronos, tomó la piedra y se la comió. Zeus se había salvado al mismo tiempo que Cronos estaba condenado. Zeus creció en el antro de Creta, confiado a la custodia de una nodriza, la ninfa Almatea, y de jóvenes guerreros armados de lanza y escudo, los Curetas. Los Curetas (los jóvenes) danzaban sin descando una danza guerrera en torno a la gruta donde reposaba el niño: hacían el mayor ruido posible, entrechocando las armas y lanzando gritos de guerra. Todo ello con el fin de cubrir el llanto de Zeus, impidiendo que Cronos lo descubriera y se apresurase a devorarlo. Protegido, Zeus creció y adquirió toda su fuerza divina. Llegó el momento en que había de cumplirse la promesa de Gea. Zeus tenía entonces por compañera a una hija de Océano, Metis (Perfidia), que le dio una droga gracias a la cual Zeus pudo hacer vomitar a su padre los hijos que había devorado anteriormente. Todos volvieron a ver la luz. Con estos aliados, Zeus atacó a Cronos y a los Titanes, que fueron en auxilio de éste. La lucha duró diez años. Finalmente un oráculo de Gea prometió a Zeus la victoria si tomaba a los seres monstruosos precipitados antaño en el Tártaro por Cronos. Obedeciendo, y realizando así el voto de Gea, a la que Cronos había engañado, Zeus liberó a los monstruos, que se convirtieron en sus guardianes. Aquellos monstruos dieron a los jóvenes dioses poderosas armas que figurarían entre sus atributos futuros. Así es como los tres Cíclopes, forjaron para Zeus el trueno y el rayo, lo mismo que el relámpago: y Zeus será, eternamente, el dios del cielo tempestuoso. También dieron a Hades un casco que volvía invisible a quien lo llevara, por ello fue el dios del reino invisible, y reinaba sobre las almas de los difuntos. Poseidón recibió un tridente mágico, cuyo golpe es capaz de trastornar la tierra y el mar. Los Olímpicos se distribuyeron en el universo. Zeus obtuvo preeminencia, y reinó sobre el cielo, Hades se contentó con la parte del mundo situada debajo de la tierra, es decir, el mundo infernal. Poseidón fue el señor del mar.

SEGUNDA GENERACIÓN
Zeus tomó una esposa divina, Hesíodo le atribuye a Metis como primera compañera, Gea y Urano, depositarios de los secretos divinos, revelaron a Zeus un oráculo del Destino: De los hijos que nacieran de Metis y de él, el primero sería muy sabio y valiente, pero el segundo sería un hijo de ánimo violento llamado para destronar a su padre. Previniendo el peligro, Zeus se comió a Metis cuando ésta esperaba a su primer hijo. Zeus convocó al dios forjador, Hefestos, y le ordenó que le hendiera la cabeza de un hachazo. Y así es como, de la cabeza de Zeus, surgió una muchacha enteramente armada: era la diosa Atenea, toda sabiduría y valentía. Temis, la Titánida, fue la segunda esposa de Zeus, era ella la encarnación de la ley o la Equidad. De esa unión nacieron las divinidades que llaman las Horas, y que son las estaciones, Eran tres, Hesíodo, las llama: Eunomía, Diké e Irene, es decir, Disciplina, Justicia y Paz, pero los atenienses las conocían bajo los nombres de Thalo, Auxo y Carpo, que evocan los tres principales momentos de la vegetación: el nacimiento de la planta, su crecimiento y su fructificación. Zeus tuvo otras tres hijas con Temis, Moiras (las Parcas): Cloto, Laquesis y Átropos, que rigen el destino de todo ser humano. Aquel destino estaba simbolizado por un hilo, que la primera de las Parcas sacaba de su rueca, que la segunda enrollaba y que la tercera cortaba cuando llegaba al término de la vida que representaba. La tercera esposa de Zeus fue la Oceánida Eurinome, que le dio también tres hijas, Kharites (las gracias), Aglae, Eufrosine y Talía. Como las Horas, las Gracias son genios de la vegetación: Son ellas quienes transmiten la alegría en la Naturaleza y en el corazón de los hombres. Viven en el Olimpo en compañía de las Musas, presiden toda labor femenina. Deméter que era su hermana, dio a Zeus una hija, Perséfone. Luego se unió a la Titánida Mnemosine, y tuvo de ella nueve hijas, las Musas, "que se complacen en las fiestas y en la alegría del canto". Las Musas también patrocinan todas las actividades intelectuales, hasta las más altas, todo lo que libera al hombre de la materia y le da acceso a las verdades eternas. Elocuencia, persuasión, sabiduría, conocimiento del pasado y de las leyes del mundo, matemáticas, astronomía, poesía, música y la danza son su dominio. Las Musas eran: Calíope, Clío, Polimnia, Euterpe, Terpsícore, Erato, Melpómene, Talía y Urania.

MUSAS Y SU ESPECIALIZACIÓN
Calíope La poesía épica. Clío La historia. Polimnia La pantomima. Euterpe La flauta. Talía La comedia. Erato L a lírica coral. Tepsícore La poesía ligera y la danza. Melpómene La tragedia. Uranía La astronomía. Después de Mnemosine, Zeus se unió con Leto, la hija del Titán Ceo y de la Titánida Febe. De ella tuvo dos hijos, Artemisa y Febo. Maia, hija del Titan Atlas, concibió al dios Hermes por obra de Zeus. Hera fue la última de las esposas divinas de Zeus, que le dio un hijo. Ares, el dios de la Guerra, y dos hijas: Hebe, personificación de la juventud (esposa de Heracles), e Ilitia, el genio femenino que protege los partos. Zeus amó también mortales, sobre todo a Alemena, que le dio a Hércules, y Semele, de la que tuvo a Dionisio, el dios del Vino. Hera, furiosa de verse así abandonada, hizo nacer por sí misma, sin la intervención de Zeus, a un hijo divino, Hefestos, que preside el trabajo de los herreros y de las artes del fuego. Se completa de esta manera, el grupo de las grandes divinidades. En la época clásica se considera que existen doce "Olímpicos": Zeus, Poseidón, Hefestos, Hermes, Ares, Febo, Hera, Atenea, Artemisa, Hestia, Afrodita y Deméter.




0 Comments:

Post a Comment

<< Home